Gestión eficaz de mi tiempo laboral

Publicado por en Coaching, Trabajo

Gestión eficaz de mi tiempo laboral

¿Qué debo saber para la gestión eficaz del tiempo laboral?

Saber priorizar nuestras tareas diarias es importante por varias razones: la primera para poder asegurar que alcanzaremos el objetivo con el que nos hemos comprometido, bien con nosotros mismos o con un tercero, la segunda no acumular una ansiedad adicional en nuestro trabajo o en nuestro entorno familiar, la tercera caminar en la senda del aprendizaje en cuanto a la toma de decisiones, y la cuarta disminuir la presión que ejercemos sobre los demás para cumplir con nuestros compromisos.

Planificación de prioridades

Para establecer nuestras prioridades el método que puede ser más acertado en jugarGestión eficaz del tiempo con dos variables: lo urgente y lo importante.
Todo lo que sea urgente e importante debemos poner en primer lugar, después lo urgente, después lo importante pero no urgente y lo último lo no urgente y no importante. Nuestros compromisos no permanecen estáticos, es decir, lo que era antes urgente ahora no lo es, y lo que no era importante ahora lo es. Ello nos obliga a ser flexibles y mantener una lista de nuestros compromisos siempre abierta y flexible donde podamos recolocar el orden de prioridad de cada uno de ellos en función de cada momento.

Cuanto mayor sea nuestra capacidad de vislumbrar nuestro compromiso mejor, puesto que nuestra capacidad de organización aumenta a la vez que nuestra ansiedad y de nuestros colaboradores.

Flexibilidad

Nuestros compromisos no son estáticos, y podemos decidir variarlos, pero con una condición, hacerlo visible a los demás lo mas anterior posible a la fecha de realización. Para nuestros jefes y subordinados, amigos, vecinos es importante que conozcan cuanto antes si vamos a poder cumplir nuestro compromiso de la forma y en los plazos que acordamos. Cuanto antes lo sepan mejor, más capacidad de solucionarlo y de fijar nuevos compromisos y nuevos plazos.

Cuando lo anterior no lo hacemos, es cuando se produce el enfado de lo demás con nosotros y su pérdida de confianza hacia nosotros por no cumplir los compromisos. Confianza que nos costará mucho volver a disfrutar.

Pedir ayuda

Muchas veces que necesitamos ayuda para cumplir con nuestros compromisos no la pedimos a las personas que tenemos identificadas que nos la podrían prestar. No lo solemos hacer por dos razones principalmente: la primera porque nos tendríamos que mostrar vulnerables, nuestra conversación interna podría ser,” van a pensar que no puedo con este reto, que no sé hacerlo”, cuando debería ser “no lo sé todo, es una oportunidad para que ambos aprendamos y nos superemos”. La segunda: debemos aprender a expresar nuestra necesidades y estar preparados para recibir un “no” a nuestra propuesta, que no es lo mismo que a nuestra persona. Para que los demás se impliquen con nosotros, primero deben conocer nuestras necesidades, sólo desde ese punto se produce la cooperación.

Cuando pedimos ayuda lo hacemos de la conciencia de lo que necesitamos para cumplir el compromiso, lo hacemos para ser más eficientes. Cuando recibimos ayuda reafirmamos nuestro compromiso, e implicamos a más personas en su resolución.

Si te interesa aprender a gestionar tu tiempo, ven a nuestros talleres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *