Los sueños en Gestalt

Publicado por en Psicología, Terapia

Los sueños en Gestalt

Para qué sirve soñar

Los sueños son una parte muy importante de nuestra vida, durante el sueño, nos sanamos y tenemos experiencias vitales para nuestra existencia.

Marie-Luise von Franz también afirma que los sueños son sanadores, “en la medida que son aviso, descarga y canalización de nuestra psique y de nuestra alma”.

Es el cuerpo el que recuerda, en el tálamo, núcleo central del cerebro -que es la unidad central del ordenador- que busca en los archivos donde guardamos todo lo vivido, consciente e inconscientemente. Los sueños tienen su propio ritmo y son tan reales que puedes despertar angustiado… o lleno de entusiasmo y alegría.

Los sueños

El mensaje no sólo está en la formas, en los fotogramas por así decir, el mensaje está en el contenido, en el continente, en el color, en el los sueños en gestaltaroma, en la sensación, en la emoción… Los sueños son, como la vida misma, complejos y claros a la vez, cuando uno se despierta a veces se queda sorprendido de todo lo visto y vivido en el corto espacio de tiempo que ha durado el sueño.

Los sueños en la terapia Gestalt

“Según Perls, los sueños son posiblemente la expresión más espontánea de la persona, y en este sentido portan en sí, aunque velado, un mensaje existencial para ella”.

“El sueño es un mensaje existencial. Es algo más que una situación inconclusa, algo más que un deseo insatisfecho, algo más que una profecía: es un mensaje de uno mismo a uno mismo, a la parte de uno que está escuchando, sea cual sea esta. Es posiblemente la expresión más espontánea del ser humano, una pequeña obra de arte que forjamos con nuestra vida; y todos los fragmentos del sueño, todas las situaciones que en él aparecen, son creación del propio soñante. Por supuesto, algunos fragmentos proceden de la memoria o de la realidad, pero lo importante es: ¿qué lleva al soñante a escoger ese trozo en particular? Ninguna de las elecciones que se hacen en el sueño es obra de la casualidad. Cada uno de los aspectos del sueño es una parte de la persona que sueña, pero una parte de la que en cierta manera se reniega, proyectándola  en otros objetos”.

Para la Terapia Gestalt, en los sueños aparecen las partes alienadas que tenemos en nuestra personalidad, las partes que rechazamos en nosotros mismos. Al revivir los sueños en el presente, logramos integrar en nosotros mismos esas partes alienadas; así lo rechazado llega a formar parte integral de nuestra personalidad, lo que nos permite aprovechar su energía, que cuando está en la Sombra -término junguiano para nombrar las partes alienadas- esa misma energía está bloqueada y nos impide completar el ciclo de la experiencia. De esa manera todas las diferentes partes del sueño son fragmentos de nuestra personalidad, que es múltiple y diversa, en la que está incluido positivo y negativo, blanco y negro, buena chica, mala chica, etc. Todas nuestras dualidades y todo lo que somos y que no sabemos que somos. Cuando unimos esas diferentes partes fragmentadas que aparecen en los sueños -también llamadas Símbolos- las reintegramos a nuestra personalidad.

Perls consideraba los sueños como proyecciones y representaciones de los aspectos de la personalidad del soñante, y decía que el significado de los sueños está en función de las características del soñante, de su experiencia vital y de su situación actual.

Cómo se trabajan los sueños en Gestalt

Para Perls los sueños son el camino que conduce a la integración; él evitaba toda  interpretación, sustituyéndola por dar a la persona la posibilidad de descubrirse a través de sus proyecciones, y realimentar otras conductas más satisfactorias. Insistiendo más en las vertientes interpersonales, fenomenológicas y existenciales de la persona. Perls decía: “Hago al paciente representar todos los papeles, porque sólo representándolos se puede llegar a la identificación total, y la identificación contrarresta la alienación, es decir, de lo que se trata es de que la persona se dé cuenta de aquellas partes suyas que están proyectadas, ya sea en personas, en objetos o conceptos. “La alienación se produce cuando la persona niega la existencia en ella de partes que le pertenecen”.

Para  Perls y para los gestaltistas, los sueños son una especie de mensaje existencial. Los sueños contienen los mensajes importantes de la propia existencia. En los sueños aparecen tanto los mensajes de las situaciones conflictivas, de los asuntos inconclusos, los vacíos, necesidades y las partes alienadas de la personalidad.

Perls solía decir que él prefería trabajar con los sueños porque en ellos se localiza el mensaje existencial de lo que le falta a nuestras vidas, de lo que evadimos hacer y de lo que evitamos vivir. Una vez revivido el sueño en toda su intensidad surge la integración y por consiguiente, el crecimiento de la personalidad. También decía que no se aprende de las palabras; el aprendizaje reside en descubrir, siendo la toma de consciencia lo que le da significado al descubrimiento.

Para Perls los sueños son: El camino real a la integración de la personalidad alienada, la expresión más importante de la existencia del ser humano.  Generalmente los sueños contienen dos elementos a tener en cuenta; mensajes de lo que tenemos y no lo sabemos, y una parte que nos avisa de que algo nos falta.

Los gestaltistas creemos que cuando alguien sueña está creando su propio guión, que todo su ser está implicado en el sueño hasta el más mínimo detalle.

Los sueños nos pueden aportar información, no sólo de cómo estamos en el momento presente, sino que también nos pueden dar la clave de qué tenemos que hacer para salvarnos o para salir de algún conflicto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *