Educación emocional para padres de éxito

Publicado por en Coaching, Educación, Psicología

Educación emocional para padres de éxito

Éxito de ser padres

Se han escrito muchos libros de cómo ser buenos padres, que hablan de técnicas disciplinarias, de cómo poner límites, de cómo aprender a comunicarnos con nuestros hijos, etc. Cada escuela psicológica nos presenta una manera de abordar estos temas. Las mismas aportan técnicas que constituyen la expresión práctica de las ideas que caracterizan a un sistema dado y que pueden ser consideradas como una definición conductual de esa escuela Psicológica. Pero no son estas técnicas, a mi modo de ver, las que dan cuenta del éxito de ser padres.

El modo de ser padre radica en la relación entre el padre y el hijo

La importancia de ser padres radica en el proceso de la relación personal entre el padre y el hijo; es la naturaleza de esta relación la que la diferencia de hecho del modo de ser padres. Y es ahí donde yo pongo el acento.

  • Podemos ser padres desde una actitud de respeto hacia lo que son nuestros hijos, sin llevar a cabo un intento de manipularnos desde fuera y sí en un intento de acompañarlos desde dentro.
  • Podemos ser padres desde una actitud de presencia, de estar conscientes, siendo responsables con nuestros deseos y necesidades y las de nuestros hijos.
  • Podemos ser padres desde una actitud de contemplar los aspectos aparentemente indeseables, tanto los nuestros como los de nuestros hijos, dejándoles un espacio, sin juzgarlos, asumiendo también el dolor que éstos nos pueden producir.
  • Podemos ser padres desde una actitud de aceptar y aprender de nuestros hijos, su capacidad innata hacia la experiencia directa de las cosas y no a la de hablar de ellas.

La educación emocional es nuestra esperanza para crear una sociedad consciente

Necesitamos entender que la educación es fundamental para la evolución de la sociedad. Como dice Claudio Naranjo: “Lejos de constituir un lujo, una educación nueva, es una necesidad urgente, y es también nuestra mayor esperanza…puede decirse que una educación orientada al individuo entero está de por sí orientada hacia una totalidad más vasta, es una educación para un mundo unificado…un individuo no puede considerarse completo si carece de una visión general del mundo, si no posee un sentimiento de hermandad”. Pensemos que ser padres conscientes no solo nos ayudará a educar a nuestros hijos en su desarrollo íntegro, sino que puede tener profundos efectos en la sociedad de la que formamos parte. Una sociedad con seres conscientes, está destinada a ser una sociedad consciente.

(De la Tesina de Cristina Abete, publicada en 2013 en la AETG)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *