Deseos y propósitos para el nuevo año

Publicado por en Coaching, Ser, Terapia

Deseos y propósitos para el nuevo año

Es bastante frecuente que a primeros de año todos nos marquemos propósitos, metas, objetivos; algunos son tópicos: “perder peso”, “comer sano”, “ir al gimnasio”, “ver más a los amigos”, “equilibrar mi vida personal/laboral”… ¿cuántos de ellos cumplimos al final de año?.

¿Qué es un propósito?

Un propósito es un deseo acompañado de un plan de acción, un compromiso de la persona consigo misma para conseguir lo que desea. Si no creamos un plan de acción, podemos desear muchas cosas y conseguir pocas.

¿Por qué no conseguimos nuestros deseos?

Existen múltiples motivos por los que las personas no conseguimos lo que deseamos. Vamos a analizar algunos de ellos.

  • Falta de reflexión sobre las implicaciones de nuestro propósito: cada objetivo o meta que nos marcamos conlleva ciertas tareas, actividades, decisiones…Tener claras cuáles son las implicaciones de nuestro propósito es básico para llegar a buen puerto.
  • Baja capacidad de sacrificio, constancia: las cosas no se consiguen por arte de magia. Para conseguir algo siempre tenemos que renunciar a otra cosa. Por ejemplo: es imposible perder peso sin cambiar la dieta y sin renunciar a ciertos alimentos, que quizás sean con los que más disfrutamos. Hay personas que se les hace muy difícil sacrificarse por lo que quieren, y a mitad de camino, tiran la toalla, ya que ven más dificultades que ventajas; se les ha olvidado su propósito.

  • Miedo al éxito: algunas personas tienen miedo a que les vaya bien y ver cumplidos sus sueños, sus objetivos, sus metas; en definitiva que su deseo se haga realidad. En estos casos, el miedo a lo positivo es más limitante que el miedo al fracaso, nos convertimos en nuestros propios saboteadores, evitamos conectar con nuestra satisfacción de conseguir nuestros logros.
  • Escasa planificación, organización y gestión del tiempo: el tiempo es un bien preciado en la sociedad actual; necesitamos organizarnos y aprender a gestionar nuestro tiempo para llegar a lo que queremos. Hay personas que el tiempo, la vida se les escapa, son maestros de la procrastinación: “mañana lo haré”, y postponiendo,  postponiendo…llegan al final de su juventud, madurez o incluso de su vida.
  • Baja motivación para superar los desvíos de ruta: necesitamos alimentar nuestras ganas, nuestra motivación, de manera diaria, para que el deseo siga vivo, y no tirar la toalla ante la primera dificultad y terminar desviándonos de lo que nos hemos marcado como propósito.

¿Qué puedo hacer para conseguir mis propósitos?

Lo primero es aprender a fijarnos objetivos. Los propósitos tienen que depender de nosotros y ser cuantificables y medibles en el tiempo. También, como decía al principio del artículo, tener en cuenta las implicaciones y consecuencias de nuestros propósitos. Recordar que algunas tareas, decisiones y actividades nos gustarán más, nos resultarán más fáciles y/o cómodas que otras y sin embargo otras nos generarán más frustración y cansancio. Todas ellas nos llevan hacia lo que queremos. Tener en cuenta esto nos ayudará a acercarnos a lo que queremos y no desviarnos de nuestro objetivo.

El coaching te puede ayudar a hacer realidad tus deseos y propósitos.

Los deseos se hacen realidad con atención y trabajo personal. Los deseos se convierten en realidad con constancia, foco, motivación y organización. El coaching te puede ayudar a hacer realidad tus deseos y propósitos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *