Desarrolla tu creatividad

Publicado por en Coaching, Educación, Familia, Psicología, Ser

Desarrolla tu creatividad

Leer cuentos con tus hijos te hace desarrollar tu creatividad

Cada noche mi hija me pide un cuento, la primera vez me quedé bloqueada, ya no me acordaba de los cuentos clásicos, de si a cenicienta se la comía el lobo o si el lobo moría, ¿o será el cuento de caperucita roja?, ¿y qué le cuento?, ¡menudo estrés!, no disfrutaba nada, encima mi hija me decía, “mamá que así no es”, al final me los he terminado inventando….y todo ha cambiado, se me ocurren unas historias increíbles, hasta yo me quedo sorprendida con mi imaginación y pasamos unos ratos divertidísimos.

Desarrollar nuestro niño interior favorece nuestra creatividad

Si dejamos volar nuestra imaginación, sin juicios, como hacen los niños, podemos descubrir un mundo de posibilidades. Salimos de nuestra rutina, de nuestras preocupaciones, del aburrimiento y por un rato estamos disfrutando de la magia de la fantasía, nuevas perspectivas se abren ante nosotros.

Ahora me he hecho con varias colecciones de cuentos, y el cuento no sólo es para mi hija, sino también es para mí, pienso y ¿esta noche en quien me voy a convertir?, ¿en una princesa?, ¿en una bella ricitos de oro?, ¿en un animal de la granja?, ¿en un dragón?….Leer cuentos y creatividad

Sanar el pasado y cuidar al niño interior

Te invito a pensar, ¿qué me faltó en mi infancia?, quizás fue amor, quizás fue reconocimiento, o quizás ser apoyado en la lectura o en actividades de ocio. ¿Y cómo cambiaría tu vida si ahora, en el presente, te pudieses dar lo que faltó?, es decir, te invito a que conectes con tu niño/a, ese niño/a interior, al que algo le faltó y que se lo des y te lo des.

Cuando leo cuentos con mi hija, me convierto en una niña de 8 años que quería leer cuentos de Celia y sus amigos y  entonces una actividad que puede parecer una lata “a ver si la niña se duerme y descanso”, se convierte en un encuentro, en un placer , en una sanación y repara el pasado y nutre el presente. Os animo a que os convirtáis en niños con vuestros hijos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *