Coaching laboral para superar un despido

Publicado por en Coaching, Trabajo

Coaching laboral para superar un despido

Consecuencias emocionales de un despido laboral

En tiempos de crisis las empresas aligeran sus estructuras y muchos profesionales se quedan sin trabajo con lo que ello conlleva: sentimientos de falta de valía, de confianza en uno mismo. Entonces surgen muchas preguntas: ¿por qué a mí?, ¿qué he hecho mal?, ¿qué me falta?, si me he esforzado mucho más que mis compañeros y ellos permanecen en la empresa…

Algunas personas reaccionan enfadándose (“mi jefe es un impresentable”, “después de tanto esfuerzo, me lo pagan así”), es decir, poniendo toda responsabilidad fuera de ellos mismos.

Otras personas reaccionan deprimiéndose y machacándose (“seré que no soy suficientemente bueno”, “tengo que esforzarme más, si ya me lo decían en el performance/evaluación”, “tengo que aprender a callarme y ser más político”, “tengo que aprender a venderme mejor”) es decir, ponen toda responsabilidad en sí mismos, toda la responsabilidad dentro.

Nuestra autoestima se afecta después de un despido

Entre poner la responsabilidad fuera y poner toda la responsabilidad dentro hay una gran distancia. Cuando ponemos toda la responsabilidad dentro, nos tratamos mal, nos acusamos y nos despreciamos y el concepto que tenemos de nosotros mismo se ve debilitado, y por tanto la autoestima disminuye. Nuestra cabeza nos dice una cosa (“no pasa nada, soy bueno, esto es una oportunidad para un cambio…”, “voy a encontrar trabajo”, “si me han hecho un favor…”) y nuestro cuerpo nos transmite otro mensaje diferente (dolor en el pecho, nudo en la boca del estómago, alteraciones del sueño, sensación de angustia, ansiedad…), todo ello nos indica que nos sentimos mal, que nos tambaleamos y comienza una guerra entre la razón y el corazón.

El coaching laboral para superar un despido

1.    ¿Donde estoy y que siento? Lo primero es saber cómo se siente la persona con la nueva situación, como se siente con su ex-empresa, como se siente con su ex-jefe, su ex-equipo, sus ex-homólogos…como se siente en este momento de su vida en general. Les ayudo a que pongan nombre a las emociones y a que puedan cerrar y despedirse de su etapa anterior. Es importante que se expresen todos los temas pendientes con jefes, compañeros y colaboradores. Así el coachee se pone en un punto de equilibrio, no hay lastre, está limpio y en paz y puede ir hacia adelante, hacia la meta u objetivo del cliente, así podemos construir en lugar de quedarnos estancados, atrapados, sintiéndonos heridos y rechazados.

2.    ¿Donde quiero ir? Identificación de la meta Para poder comenzar a caminar, hay que saber dónde se quiere ir, ¿donde quieres estar dentro de un tiempo?, ¿cómo te gustaría sentirte?, ¿qué esperas de tu vida profesional?Una vez diseñada la meta, vamos trabajando por objetivos para alcanzarla, haciendo preguntas potentes, ¿qué quieres hacer en la vida?, ¿qué te apasiona?, ¿a qué te quieres dedicar?, ¿qué deseas?, ¿cómo está relacionado lo que quieres con tus valores?, ¿qué diría tu yo futuro de tu elección?, ¿quién te va a apoyar en este cambio?, ¿de qué recursos personales dispones?…

3.    Abriendo perspectivas Pueden surgir dudas, el cliente puede dudar de su capacidad, de sus recursos, o sentir que no va a poder, que es muy difícil y ve el problema, pero no la solución. Uso el coaching de perspectivas para que el cliente visualice el problema y explore diferentes formas de acercamiento, que pueda sentir en su cuerpo la energía de los diferentes puntos de vista y que pueda reducir la distancia entre su visión actual y la visión de la solución.

Los cambios laborales son una oportunidad personal

En este punto, ya podemos vivir el despido como una oportunidad de desarrollo personal y profesional, en lugar de fracaso personal y laboral. No nos engañemos, cuando algo nos afecta en lo profesional, nos lo llevamos a lo personal. Contar a la familia que nos han despedido es un trago, los niños preguntan, los padres y madres quieren saber, las esposas y esposos se preocupan…

En algunos casos, también complemento el coaching con sesiones de consultoría, hago un seguimiento de la búsqueda de trabajo, así como entrenamiento en entrevistas de trabajo y revisión del CV.

Vivir un despido no es fácil -y más en tiempos de crisis-, pero las personas que pasan un proceso de desarrollo personal salen fortalecidas, con más determinación, más confianza en sí mismas y más herramientas para comenzar de nuevo su trayectoria profesional.

Si has vivido un despido y necesitas ayuda, pregúntanos por nuestras sesiones de coaching laboral en Plaza de Castilla, Madrid

NOTAS:

La “autoestima” es la opinión emocional profunda que los individuos tienen de sí mismos, y que sobrepasa en sus causas la racionalización y la lógica de dicho individuo, también se puede expresar como el amor que tenemos hacia nosotros mismos. Obtenido de “http://es.wikipedia.org/wiki/Autoestima

El autoconcepto es la imagen del yo que tiene cada persona, la construcción mental de cómo se percibe a sí misma. Si este concepto es positivo, mejorará la autoestima. El autoconcepto incluye todos los parámetros que son relevantes para la persona: desde la apariencia física hasta las habilidades o creencias. Destacamos tres características esenciales: No es innato: el autoconcepto se va formando con la experiencia y la imagen proyectada o percibida en los otros. Es un todo organizado: el individuo tiende a ignorar las variables que percibe de él mismo que no se ajustan al conjunto y tiene su propia jerarquía de atributos a valorar. Es dinámica: puede modificarse con nuevos datos, provenientes de una reinterpretación de la propia personalidad o de juicios ajenos. Obtenido de “http://es.wikipedia.org/wiki/Autoconcepto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *